¿Qué tan seguido habla con sus hijos?

436689_18551_1

El éxito de cualquier relación es la buena comunicación. Sin ella, aspectos como la autoestima, el respeto y la confianza pueden verse seriamente afectados. ¿Papá, escuchas a tu hijo cuando te habla?

“Mañana”, “ahora no tengo tiempo”, “estoy cansado”, “luego hablamos” son frases que, aunque en ocasiones más de un padre de familia dice, deberían desaparecer del repertorio de las conversaciones entre padres e hijos por una sencilla razón: en un diálogo fluido y abierto está la clave de una relación sana y fuerte.

Cuando un niño es escuchado por sus padres valida sus emociones y opiniones, lo que le permite fortalecer lo que los sicólogos llaman los autoesquemas (autoestima, autoconcepto, autoeficacia), que harán del niño o niña una persona más segura de sí misma, más tranquila y más feliz.

“Una de las tareas del desarrollo es que el niño construya un lugar en cada ambiente en el que está y el primer sitio donde lo hace es en su lugar de pertenencia, es decir, en la familia. Entonces, cuando un niño sabe y siente que los adultos lo escuchan, va a confiar más en sus capacidades, va a estar seguro del lugar que ocupa en el corazón de sus padres y va a tener más herramientas para la solución de sus problemas. Es por eso que el tema de la escucha entre padres e hijos es esencial”, explica la sicóloga de IPS SURA, Natalia Aristizábal.

Y es que en el diálogo está la clave de la confianza que como explica Isabel Cuadros, directora de la Asociación Afecto, es una de las herramientas más efectivas cuando se trata de proteger a los menores de edad de peligros como el abuso sexual.

“Al contrario de lo que uno se imagina, muchos abusadores tienen bastante tiempo para desarrollar la fase de reclutamiento y de seducción del niño. Entonces, si el menor tiene buena comunicación y no tiene miedo o pena con sus padres va a contar más rápido cualquier tipo de situación peligrosa”, señala Cuadros.

Un diálogo abierto, tranquilo y fluido genera confianza, y cuando en una relación la confianza es el centro de todo, hablar de cualquier tema es mucho más sencillo, incluso de temas que les incomodan a los padres como la sexualidad, que va mas allá del mero contacto genital.

Información tomada de  la revista semana.

Comentarios

Sin Comentarios

Deje su comentario

Nombre *

Correo *

Sitio Web